Loading...

Refuerzos, Castigos, Positivos, Negativos

Nuestras acciones tienen consecuencias. Las de un perro también. Y en esta base se apoyan gran parte de los trabajos de adiestramiento y modificación de conductas en el perro.

Y aunque parece (y es) relativamente sencillo. No son pocas las veces que estos términos crean cierta confusión.

Primero vamos a lo esencial:

 

Funciones del refuerzo y el castigo

  • Si aplicamos un refuerzo, buscamos que una conducta se repita.
  • Si aplicamos un castigo, buscamos eliminar una conducta.

 

Negativo o positivo

  • Positivo significa que añadimos algo.
  • Negativo que lo retiramos.

Con ejemplos se entenderá mejor:

 

REFUERZO POSITIVO: Nuestro perro se sienta a nuestra orden. Añadimos (positivo) una consecuencia que el perro desea: le acariciamos, le damos un trozo de comida o le lanzamos una pelota. En todos los casos estamos ofreciendo una consecuencia que el perro al perro le agrada y por ello, la conducta tenderá a repetirse y asentarse (refuerzo).

REFUERZO NEGATIVO: Retiramos (negativo) algo que el perro no desea con el fin de que se repita o afiance una conducta (refuerzo):  Ejemplo: el perro está en pie y queremos que se siente. Presionamos hacia el suelo con la palma de nuestra mano la parte trasera de su lomo. Debido a nuestra presión el perro va recogiendo sus patas traseras hasta sentarse, momento en el que retiramos la presión. A base de repetir este refuerzo negativo, la conducta de sentarse se producirá más frecuentemente.

CASTIGO POSITIVO: Añadimos algo (positivo) que el perro no desea con el fin de eliminar una conducta (castigo): Ejemplo: el perro se sube al llegar a casa y le asustamos golpeándole con un periódico. En este caso, estamos ofreciendo una consecuencia que el perro no desea para conseguir que su conducta de alzarse desaparezca.

Aunque en el caso del castigo positivo, encontramos muchos matices y efectos contrarios a los que buscábamos. Por ejemplo: nuestro perro es poco sensible al efecto del periódico, no le asusta el ruido y se habitúa rápido, por lo que para él puede acabar siendo un refuerzo positivo. De alguna forma, al golpearle con el periódico, le estamos prestando atención, que es lo que busca con la conducta de alzarse. Quizás no son las caricias que le gustarían, pero menos es nada.

El habitual “no te subas”, que en origen pretende ser un castigo positivo, también puede acabar convirtiéndose un refuerzo positivo. ¿Cuantas veces hemos visto a un propietario moviéndose de un lado a otro, agitando las manos, diciendo “No, No” y el perro saltando cada vez más animado?  En conclusión, si un castigo positivo no se ejerce con la suficiente intensidad y en el momento adecuado, jamás será efectivo.

CASTIGO NEGATIVO: Eliminamos (negativo) algo que el perro desea con el fin de suprimir una conducta (castigo). Ejemplo: estamos jugando con el perro, se va excitando, se pasa de revoluciones y en vez de alcanzar con su boca el juguete, notamos su dentadura rozándonos la mano. Inmediatamente, nos damos la vuelta y detenemos el juego (retiramos lo que desea) y con ello, perseguimos que su conducta de juego descontrolado disminuya.

Dudas razonables entre el castigo positivo y el refuerzo negativo

A veces surgen dudas entre el castigo positivo y el refuerzo negativo. Al fin y al cabo, en ambos casos el perro recibe algo que no desea. Una forma de diferenciarlos es fijarnos que en que queremos lograr cuando aplicamos ese aversivo:

  • Si pretendemos que el perro deje de hacer algo que está en ese momento realizando: CASTIGO POSITIVO.
  • Si nuestro objetivo es que el perro comience a hacer algo que no está haciendo: REFUERZO NEGATIVO.

En otro post hablaremos sobre la conveniencia de utilizar o no castigos y quizás también es interesante profundizar en el mal uso  que a veces se hacen de los refuerzos.

¿Quieres leer más artículos como éste? Visita nuestro blog.

DOG TRAIN CANTABRIA

About the Author: Jon Arraibi

Adiestrador y educador Canino reconocido por la ANAP (Asociación Nacional de Adiestradores Profesionales) Director del Espacio Dog Train Cantabria. Periodista especializado en fauna salvaje y naturaleza. More posts by Jon Arraibi